Los jóvenes, Ider Álvarez, Ronald Trigos, Jhon Leonardo Arenas Jácome y Héctor Elías Trigos Pacheco; se dieron a la labor de recorrer el comercio de Ocaña para buscar patrocinios y hacer las adecuaciones del caso.

“Conseguimos la pintura y en la Secretaría de Cultura municipal nos dieron el permiso de intervenir”, indicó Álvarez.

Uno de los lugares más frecuentados durante la temporada de comienzo del año es el Complejo Histórico de San Francisco, en Ocaña, que guarda un embrujo especial en las páginas doradas de la hidalga villa de Caro. Allí funciona el museo de la Gran Convención, la Biblioteca Pública Luis Eduardo Páez Courvel, la Academia de historia, el archivo histórico, escuelas de formación artística y la secretaría de Educación, Cultura y Turismo.

ультрабук ноутбук