Foto: entrepreneur.com

Problemas de sueño, exceso de trabajo, inadecuada alimentación, son un conjunto de alteraciones que tomamos como hábito debido al “corre, corre” del trabajo, las cargas y los extensos horarios.

Este estilo de vida, puede desencadenar en un estrés crónico.  Ciertamente las cargas laborales afecta seriamente la salud mental de la persona, además de la física.

Hay trastornos mentales que son el resultado de una presión diaria.  Felipe Villegas, psiquiatra y médico laboral, identifica en cuatro patologías los motivos más frecuentes de consulta:

  1. Trastorno mixto, de ansiedad y depresión: Se caracteriza por ideas depresivas, alteraciones de sueño, del apetito, de la libido, ideación de muerte o suicidio, fatiga y disminución del placer.
  2. Trastorno adaptativo: Responde a una dificultad del trabajador de adaptarse a una situación que genera estrés.
  3. Trastorno de estrés postraumático: Cuando hay síntomas asociados a un evento traumático agudo donde el trabajador experimentó temor intenso frente a la posible repetición de este.
  4. Trastorno de ansiedad generalizado: Ansiedad durante gran parte del día y dura por lo menos seis meses.

Villegas afirma que se habla de estrés laboral cuando hay altas cargas de trabajo y las tareas generan demandas emocionales grandes, por factores como cambios de horario, turnos nocturnos, no tener un jefe empático y no sentirse motivado.

Hay que identificar las señales que manda el cuerpo, lo primero son los problemas de sueño, dolores de cabeza y debilidad ante la mala alimentación, además de temores injustificados cuando no se está en el lugar de trabajo.  Esto compromete muchos órganos, desde el aumento de la presión arterial, de los triglicéridos, el colesterol y la glicemia, hasta alteraciones de sueño, de tipo cognoscitivo, pérdida de memoria, entre otros.

Ir a consulta aún es un tabú, por esto muchas veces no se tratan a tiempo alteraciones que terminan afectando gravemente la salud mental.

Recomendaciones

Respetar los ciclos de sueño, descansar lo suficiente y tomarse el tiempo de practicar una actividad física, y, también compartir con familia y amigos.

Identificar de inmediato alguno de los factores determinados y tomar medidas al respecto, para prevenir y/o tratar cualquier posible enfermedad.  No hay que temer a ser estigmatizado por visitar a un médico psiquiatra, la salud es primero.

Columnas de hoy