Foto: revistactiva.com

Desde 1908 y con una cruz de madera bendecida por el padre Manuel Calderón, inició como pionero colombiano, el Cerro de la Santa Cruz, convertido actualmente en el monumento de Cristo Rey, siendo el segundo más antiguo del mundo, llevándose el primer lugar, el Cristo de Corcovado de Río de Janeiro, en Brasil.

En el actual barrio La Cabrera, antiguamente El Caimán, los vecinos decidieron iniciar con un pequeño acto de fe que les recordaran las costumbres de sus antiguas generaciones.

Cuarenta años después, el sacerdote Daniel Jordán Contreras, inició el 26 de mayo de 1942 una junta Pro-Monumento Cristo Rey, conformada por Delina de Gaitán Martín, María de García-Herreros, Isabel de Cabrera, María de Pérez, Liduvina Durán, Rosa Centeno.

El 27 de octubre de ese mismo año, los sacerdotes Eduardo Trujillo y Francisco Rivera bendijeron la primera piedra del monumento, y diversas familias cucuteñas fueron aportando económicamente para su construcción, e incluso sus ahorros familiares ahora son parte del Cristo Rey.

Esta escultura de Jesús fue tallada por el boyacense Marcos León Mariño, quien posicionó la obra encima de una gran esfera que da símbolo al planeta tierra, en general fueron 25 metros de altura, sobre una columna de 15 metros.

Actualmente se convirtió en un monumento sofisticado que le da vida al barrio, a la ciudad e incentiva a los cucuteños a conocerlo, gracias a su planificada arquitectura que cuenta con 82 escalinatas, 360 grados de vista a toda la ciudad, 4.474 metros cuadrados y con una inversión de 8.502 millones de pesos, lo que lo hace lugar turístico.

Columnas de hoy